Recursos gratuitos

Haciendo las noticias
La pagina de inicio

Haciendo conocer
Escuela de Evangelismo
Escuela de Mision
Poesía cristiana gratuita
Literatura gratuita
Libros gratuitos


Haciendo lideres
Escuela de Discipulado
Escuelas de Liderazgo
Crecimiento de Iglesia
Abra su propia Escuela


Haciendo
una diferencia

Banco para los Pobres
Negocios para Misión
La Fiesta para los Pobres


Haciendo la vida
El foro de dinero
Levantamiento de apoyo

Haciéndolo posible
La Fundación DCI

Buscar
todas las páginas DCI

Ediciones Anteriores
 

Haciendo contacto
Quienes somos nosotros
El pastor en-línea
Contactenos


Apoyenos

 




El Movimiento DCI
En cinco continentes

Respondiendo
al llamado
a los perdidos
los últimos
los desatendidos;
y abierto para todos,
desde 1987.

Estas paginas en
16 lenguajes mas


 


 

 

 

the dci icon

EL LLAMADO   
DE DIOS   

"En los días de Samgar hijo de Anat, en los días de Jael, los caminos quedaron abandonados, y los caminantes se apartaban por sendas retorcidas.Quedaron abandonadas las aldeas en Israel; quedaron abandonadas hasta que yo, Débora, me levanté. ­ Me levanté como madre en Israel! "Cuando escogían dioses nuevos, la guerra estaba a las puertas; y no se veía ni lanza ni escudo entre cuarenta mil en Israel.

Mi corazón está con los jefes de Israel! Los que voluntariamente se ofrecieron entre el pueblo.
Jueces 5.6-8

¿Qué es, cómo llega?

Para Moisés –¡todo, demasiado! (Éxodo 3 y 4)
Para Samuel – como una voz desconocida en la habitación de un niño. (1 Samuel 3)
Para Gedeón – ¡difícil de creer que Dios estaría interesado en Él! (Judges 6)
Para Amos – como una intrusión poco bienvenida (7.14)
Para María – que al decir sí, aceptaba un gran riesgo. (Lucas 1.28)
Para Pablo – supuso una dura caída desde su burro, y de su fervor religioso (Hechos 9)
Para los discípulos – que con gran alegría renunciaron a todo por servir a Jesús. (Mateo 4.18)

Los Principios:

1. Permanece en donde te encuentres.

Cada uno debiera permanecer en la situación en la que se encontraba cuando Dios lo llamó. (1 Corintios 7:20).
Pero a la vista de la abundante cosecha... (Mateo 9.36-10.5)

2. Jesús quien nos llama a orar.

3. Es Jesús quien te llama a estar con él.

4. Es Jesús quien te llama a ser su discípulo.

No existen dos clases de creyentes, los unos seguidores espirituales de Jesús, y los otros que sienten licencia para ser mundanos. Aun los demonios creen. (Santiago 2.19)

Fuisteis comprados por precio, no convertios en esclavos de los hombres. (1 Cor 7.20,23)

5. Es Jesús el que te llama - por nombre.

6. Es Jesús quien te prepara.

7. Es Jesús quien te envía con instrucciones – por una hora, un día, un año, una vida – tal y como el dice: a algunos se les pide que vendan todo, lo den a los pobres y sigan a Cristo. (Mateo19.21)

Todo lo que le cabe al hombre es decir: "Yo voy, ven conmigo y veremos a dónde llegaremos juntos."

¿A quién llama Jesús?

1. Llama a los débiles. (1 Corintios. 1,26-29.
He aquí estoy con mi don de ser inútil.

2. Él usa a los débiles. (2 Corintios. 12, 7-10.

3. Él transforma al débil. (Isaías. 40, 29-31.

Luchando con el Llamado de Dios
Cuando recibas el llamado de Dios encontraras obstáculos en tu camino, por parte de:

1. El Espíritu Santo – si estas descarriado, o si tu mente se apodera de ti, entonces escucharas una voz detrás de ti que te seguirá. (Isaías 30.21, Hechos 16.6)

2. Espíritus del Mal – (1 Tesalonicenses. 2.18) porque habrás de convertirte en una amenaza para su reino de oscuridad.

3. Espíritu Humano – Abram, (Gen 12,1-2).

Deja tu país, tu gente y tu parentela y ve a la tierra que te mostraré. Tal incertidumbre, falta de familiaridad y pérdida del control es perturbadora.

¿Qué ocurrió cuando el Señor llamo a su pueblo a levantarse en tiempos de crisis durante los días de Débora? (de regreso a Jueces 5, 6-9)

Efraín, Isacar y Benjamín vinieron, intimidados
Zabulón y Neptalí arriesgaron sus vidas
En el caso de Rubén hubo grandes resoluciones/propósitos en su corazón - en torno a las fogatas - pero nada más.
Gilead se quedo mas allá del Jordán - seguro.
Dan se quedó merodeando junto a sus barcos ( que quiere decir - negocios)
Aser permaneció en la costa (y en la playa!)
La gente de Meros fue maldecida amargamente por Dios por no haber venido al rescate.

¿Qué pasará hoy si no venimos? Tal vez no sea el caso – pero alguna gente se maldice a sí misma tarde en la vida con profundo cargo de conciencia por no haber respondido al llamado de Dios en los años tempranos.

Preguntas del dia

1. ¿Se negará alguien a si mismo, tomará su cruz y me seguirá? (Marcos 8.34).

2. ¿Has huido? El Señor llamó a Jonás por segunda vez. (Jonás 3.1)

3. ¿Ha alguno puesto el arado frente a sí pero luego ha mirado hacia atrás? Regresa. (Lucas 9.62).

4. ¿Me darás tu Hijo? (Gen.22).

5. ¿Has tenido ya suficiente? (1 Reyes 19.4)

 

Oraciones de la antiguedad
para llevarse a casa y frente al Señor

La oración de Hilda, 614-680
Una de las bisnietas del rey Edwin de Northumbria, quien fuera bautizada a la edad de trece años. Posteriormente veinte anos después tomó los hábitos como monja y llego un día a ser la abadesa de Hartlepool. Posteriormente fundó el gran doble monasterio de Whitby, donde su sabiduría y buen consejo fueran altamente buscados por gobernantes y gente común en la misma medida.

"Tómame a menudo de entre el tumulto
de cosas, a tu presencia.
Allí muéstrame lo que soy, y
lo que tú has planeado que llegue a ser.
 
Entonces ocúltame de entre tus lágrimas.
Oh Rey y Salvador,
¿Cuál es tu don para mí?
¿Será que lo uso de una manera que te agrade?
Querido Señor, sólo tú sabes.
Lo que mi alma anhela,
Y sólo tú puedes
Satisfacer ese deseo.
 
He preparado un lugar para ti,
Dice el Señor,
Un lugar que es para ti,
Y que sólo tú puedes llenar.
Acércate a mi mesa,
Pediendo primero por servir.
 
Busca aun aquellas tareas que parezcan insignificantes.
Entonces,una vez completado tu servicio,
Busca por tu propio lugar en la mesa.
No busques el lugar de prominencia
Que puede haber sido reservado para otro.
En el lugar que yo te he separado
Encontrarás gozo.
 
Señor, muéstrame el asiento correcto;
Encuentra la tarea que me quepa;
Dame un corazón dispuesto.
Pueda yo alcanzar tus expectativas.
Pero si soy débil, te pido que envíes
Sólo aquello a lo que puedo hacer frente.
Pero si soy fuerte,
Permite que ninguna prueba me empequeñezca
Sino que me cedas de tu fuerza
O que gane seguridad para mi espíritu.
En ti confío, Oh Señor.
Y digo: "Tú eres mi Dios.
Mis tiempos están en tus manos,
Mis tiempos están en tus manos."

 

La oración de Brendan el Navegante, 486-575 DC
Un llamado a una vida arriesgada

Señor, en ti confió
Ayúdame a transitar por los parajes no familiares
Y por entre lo desconocido.
Dame la fe para abandonar los caminos antiguos
Y abrir nuevos senderos para ti.
Cristo de los misterios,
¿Puedo creerte más fuerte
que cada una de mis tormentas?
¿Será que todavía anhelo que tu gloria
me encienda?
Le mostrare a otros el cuidado
Del que me has provisto
Y estaré resuelto en medio de la incertidumbre
A confiar siempre.
Elijo vivir más allá del lamento,
Y te permitiré recrear mi vida.
Creo que tu abrirás un camino para mí
Y proveerás para mí,
Si tan sólo confió y te obedezco.
Confiaré en ti en la oscuridad
Sabiendo que mis tiempos
Están aun en tus manos.
Confiaré en tus manos mi futuro,
Capítulo por capítulo
Hasta que toda la historia haya sido escrita.
Enfoca mi mente y mi corazón sobre ti
Pueda siempre mi atención indisputada ser tuya
Fortaléceme con tu bendición
Y asígname una tarea.
Enséñame a vivir con la eternidad como referente
Sintoniza mi espíritu con la música del cielo.
Aliméntame, de alguna manera
Pueda mi obediencia contar contigo.